Saturday, May 12, 2018

Los Tres Reyes

Vestido de Balenciaga (1950-51).
Foto cortesía de MET
No. No estoy hablando de la película de George Clooney (bastante entretenida, por cierto) sino de los tres reyes de la alta costura (Haute Couture) allá por los años 40/50: Cristobal Balenciaga (1895-1972), Christian Dior (1905-1957) y Charles James (1906-1978). Sus creaciones marcaron un antes y después en la moda y fueron el referente de muchos de los futuros diseñadores. Los acabados perfectos, sus trajes de chaqueta, la pedrería y la increíble capacidad de crear sin límites definen al grandioso diseñador, Balenciaga, quien además pasaba por saber coser  y así lo hizo saber Coco Chanel : “Es el único de nosotros que es un verdadero 'couturier”. ¡Olé el español! Luego Balenciaga se marchó a La France (aquí una que habla idiomas o ya quisiera) debido a la Guerra Civil Española  y allá se quedó para gusto de les Parisiens. Por allí andaba también Dior (francés claro, por si alguien lo dudaba) quien creó el llamado New Look en 1947 cuya seña de identidad eran las faldas de vuelo a media pierna, cuerpo ceñido y cinturas de avispa (eran llamadas “la mujer-flor”) que revolucionaron la moda y a las mujeres, ¡todas querían un Dior en su closet! (estoy imaginando a esas adolescentes en los conciertos de los Beatles, sería algo similar, pero más glamuroso). Sus fashion shows fueron lo más chic en La Ciudad de la Luz (oh là là!), pero eso es material para otro blog.

"Diamant Noir" de Christian Dior (1948).
Foto cortesía de MET
Seguimos nuestro viaje y nuestra última parada es en Reino Unido, allí nació Charles James, pero su trabajo como diseñador lo realizó en Estados Unidos principalmente. Es mi rey preferido, así os lo digo. Fue absolutamente genuino gracias a sus esculturados diseños, y a sus irrepetibles vestidos de baile de seda, kilómetros de seda (
algunas veces llevo uno… en mis sueños). James también es conocido por el funcional vestido llamado Taxi Dress que creó en 1933. El mismísimo Christian Dior se inspiró en sus diseños y Balenciaga le admiraba.



Vestido de Charles James (1947).
Foto cortesía de MET

Con estos reyes, apareció un nuevo concepto de feminidad, sus creaciones eran la elegancia en su máxima expresión. El mundo parecía recuperar el glamour perdido debido a la guerra. Y París brilló de nuevo. Mientras escribo este blog estoy pensado en una película que refleja muy bien el mundo de la alta costura justo después de la Segunda Guerra Mundial; es “El hilo invisible” (The Phantom Thread), merece la pena verla.


No comments:

Post a Comment