Saturday, June 23, 2018

El Largo y Cálido Verano

Mosaico siglo III dc
Villa Casale (Sicilia).
¡Sí! ¡Ya estamos en verano! (mi estación favorita, por cierto), ¡ya es la hora de remojarse en el mar, piscina o donde más a gusto nos plazca! ¡Ya es hora de aligerar de ropa y lucir nuestros hermosos cuerpos al sol! (sin complejos, señoras). Así que vamos a hablar del bikini, más exactamente vamos a hablar del primer bikini. Porque… ¿Quién tendría la osadía de crear algo que dejaría a la mujer prácticamente desnuda en… público? (¡oh, Dios mío!), y ¿quién tendría el atrevimiento para llevarlo? Si nos ponemos en los inicios, os voy a sorprender cuando os diga que ya en la época romana, e incluso más para atrás,  aparece el concepto de bikini como es conocido hoy en día (impresionados, ¿verdad. Os lo dije). Imágenes de mujeres llevando un sujetador y una braguita aparecen representadas en varios mosaicos de los siglos III y IV d.c., los más conocidos son los de la villa romana del Casale (Sicilia).


Micheline Bernardini 
y el primer bikini (1946)
El recato en la forma de vestir a la hora de tomarse un baño fue cogiendo fuerza en los siglos posteriores hasta que un francés (parece que los franceses siempre están innovando en cuanto a moda) pensó que las mujeres necesitaban algo más ligero para poder disfrutar del verano y un buen chapuzón (llevar capas de ropa no era muy cómodo, ciertamente). Pues así este hombre, Louis Reard (1897-1984), lo que hizo fue comercializar el bikini, puesto que la idea ya existía de antaño. Necesitaba un nombre para ello, así que se le ocurrió nombrarlo como el atolón Bikini ubicado en las islas Marshall, en el Océano Pacífico, donde tuvieron lugar los ensayos de la primera bomba atómica justo cuatro días antes de la presentación mundial de su creación (algo de metáfora hay en el nombre elegido, ¿no crees?). Así que fue el año 1946 cuando algo estaba a punto de cambiar la imagen de las mujeres en cuanto a la ropa de baño, pero hubo algún problema en el principio, ya que ninguna modelo estaba dispuesta a ser la primera en llevarlo y mostrarlo al mundo. Eso era una osadía y ninguna quería terminar siendo estigmatizada. Pero, como siempre, alguien valiente aparece y decide dar el paso. En este caso, fue Micheline Bernardini que pasaba por ser una stripper. Así esta estupenda señorita apareció llevando un bikini hecho con lo que parecía papeles de periódico, y el mundo enloqueció.


Brigitte Bardot (1968)
Fue todo un escándalo durante los años posteriores, pero terminó por popularizarse definitivamente en los años 60. Actrices como Brigitte Bardot y Marilyn Monroe (siempre Marilyn) lo hicieron cotidiano. Las playas empezaron a llenarse de mujeres ya liberadas y sin tapujos (los hombres estaban muy felices también) y así hasta nuestros días. Es la prenda más valorada para llevar en los largos y cálidos veranos, y parece que no hay dos iguales. No podemos terminar sin ser agradecidas, señoras, así que... ¡Muchas gracias, Louis!


No comments:

Post a Comment