Saturday, August 11, 2018

El Coloso de Delfos

Mariano Fortuny (1871-1949).
Esta vez nuestro pequeño trozo de historia sobre la moda vintage no está ubicada en París (hay más mundo más allá de la ciudad de las luces), sino que se centra en la hermosa Italia donde Mariano Fortuny (1871-1949) abrió su taller en 1906 en el Palacio Pesaro degli Orfei (nada más y nada menos que un palacio) ubicado en la decadente Venecia. Sabido es que este genio no sólo se dedicó a diseñar moda, sino que también fue pintor, fotógrafo, grabador y un largo etcétera más; un espíritu incansable con ansias de crear sin límites. Pero como nuestro blog es sobre moda, vamos a centrarnos en lo que es, sin duda, lo más destacado del señor Fortuny: su vestido Delphos (te suena, ¿verdad?).



Vestido Delphos (1930).
Foto cortesía de MET.
Nuestro amigo Mariano viajó a Grecia y allí quedó fascinado por toda la belleza de la Antigüedad que absorbió y plasmó en sus creaciones. Como dije, el vestido Delphos fue lo más representativo de su trabajo y así en 1909 patentó este diseño que era básicamente una larga túnica hecha de seda (fácilmente reconocible por cualquier amante de la moda vintage). El proceso para llegar al resultado final era impresionante y ciertamente muy novedoso. El plisado de esta joya se hacía de forma manual y a continuación se usaba una máquina con un sistema de poleas y rodillos para lograr el ondulado transversal en el vestido. Para darle un toque antiguo, este español (¡Uy! Se me olvidó decir que era nacido en España), inventó técnicas de tintado obteniendo colores únicos, imposibles de repetir. Cada Delphos era bañado capa a capa en numerosos tintes haciendo cada vestido único. Todas sus técnicas eran secretas y aún a día de hoy, todavía se desconocen. Tras su muerte, no quedó ningún color elaborado por Fortuny, ya que todos ellos acabaron… ¡en los canales de Venecia! (¡ahí queda eso!) donde su afligida viuda los arrojó.



Lillian Gish llevando un Delphos (1910).

No sólo la originalidad del vestido Delphos, en cuanto a las técnicas de plisado y tintado, era obvia, sino también éstos fueron los primeros vestidos en los que se despojó el uso del, siempre, agobiante corsé. En el principio eran usados solamente de puertas para dentro, ya que no se llevaba nada debajo de ellos (sí, lo que dije… ¡nada!), hasta que llegaron los locos años 20 y las mujeres de la alta sociedad, siempre a la vanguardia, se atrevieron a llevarlos en público. Fortuny acercó la antigua Grecia a los armarios y ahora los Delphos forman parte de la Historia de la Moda con mayúsculas. No hay ninguna duda que viajar es bueno porque siempre aprendes algo, ¿no crees?


¡Os veo la semana que viene, amantes del vintage!



No comments:

Post a Comment